24 Jun 2021

Adopción y psicogenealogía

Una pregunta que insiste: ¿cuál es mi árbol genealógico si soy adoptado?
El de ambas familias, pero consideremos el árbol de tu familia adoptiva.
Desde pequeña has sido mirada, hablada, aceptada, rechazada, acariciada, aconsejada, educada, castigada y premiada por unos padres adoptivos atravesados cada uno de ellos, a su vez, por 14 personas como mínimo (padres, abuelos, bisabuelos).
Es relevante la familia biológica, más tengamos en cuenta que la crianza se ha llevado a cabo con la adoptiva. Y aunque resulte obvio, quiero subrayar que importa mucho, justamente por el proceso de “identificación familiar”. Definamos la palabra «Identificación», siguiendo el Diccionario de Psicoanálisis, Laplanch y Pontalis
«Proceso psicológico mediante el cual un sujeto asimila un aspecto, una propiedad, un atributo de otro y se transforma, total o parcialmente, sobre el modelo de éste. La personalidad se constituye y se diferencia mediante una serie de identificaciones.»
Pensemos entonces que si la crianza se extiende como mínimo por 18 años, el bebe/niño/adolescente/joven adoptado, queda expuesto durante todo ese tiempo a un árbol por el que circulan aspectos, propiedades, afectos, ideas, creencias…atributos de decenas de personas con las que se identificará. Tenemos aquí, entonces, al niño adoptado incluido en el sistema familiar adoptivo.

Del seminario “Arbol Genealógico Floral” (AGF), que se imparte dentro de la Formación en Terapia Floral Integrativa.