La mujer violada

 Me pongo en tu piel que también es la mía, y digo: mi cuerpo que es mi casa, lo único verdaderamente mío, ha sido sádicamente herido entre mis gritos, mi silencio, mi desconexión por insoportable o por impotencia, mi sangre y mi sequedad; entre sus […]