10 Feb 2022

2º Grupo: Remedios para quienes sufren de incertidumbre

El médico Edward Bach divide en 7 grupos a sus 38 flores de Bach. He escrito sobre el 1º Grupo, uso como referencia lo dicho en el 1º y 2º manual de la Formación en Flores de Bach. Vamos ahora con la Introducción al 2º grupo: «For those who suffer uncertainty». Este grupo se especializa en el tratamiento de 6 diferentes formas de sufrir la incertidumbre.

Incertidumbre. Definición

La etimología de incertidumbre nos dice que es la falta de conocimiento seguro de algo. La incertidumbre es un afecto constituyente de lo que llamamos «inseguridad», la que se manifiesta como no saber qué pensar (duda), no saber qué creer (incertidumbre), no saber qué hacer (irresolución)[1]Diccionario de los sentimientos. José Antonio Marina. Duda, incertidumbre e irresolución tienen en común la indecisión, y nos hacen sufrir llenándonos de angustia, que es miedo; y de desazón, que es tristeza. Y tal como veremos, Bach coloca dos experiencias de tristeza en este grupo de la falta de Certeza[2]La Certeza (Certainty) es el 5 paso de la curación para Bach, también traducida como Seguridad: la tristeza del descorazonamiento y de la desesperanza. En este grupo, entonces, hacen figura 3 afectos: la duda que nace del miedo, de lo inseguro; y la tristeza.

Breve referencia a las esencias

Veamos las esencias de este grupo para hacernos una idea de lo que Bach designa como incertidumbre. Me detendré brevemente en Gentian y Cerato, las restantes las podéis encontrar en los Tags que facilito pulsando sobre sus nombres

Gentian trata la aflicción debida al desaliento fácil, es el desánimo propio de la frustración que socava la resiliencia «…ante el menor retraso u obstáculo en su progreso, dudan y se desaniman pronto»[3]The Twelve Healers and Others Remedies (Bach, 1933). Y «Si comete un error, o si las circunstancias no resultan como esperaba, su ánimo experimenta tristeza por pérdida. El error no será un estímulo para volver a intentarlo de otro modo, o para ver dónde se ha equivocado; no, el problema deja de ser un obstáculo y pasa a ser algo que tendrá una difícil solución; aparece el pesimismo. Esto conlleva dificultades en la permanencia y en la continuidad. Se retira, y a veces en la misma puerta del éxito»[4]2º Manual del Curso de Flores de Bach. Escuela de Terapia Floral Integrativa. Susana Veilati. Actualizado 2022.

Cerato es la variabilidad inestable, inconstante y mudable del pensar. Bach explica el nudo de este indicador floral diciendo que simboliza «EL LOCO»[5]Los doce curadores. Obras completas. Ed. Ambar/Océano No es posible mayor falta de directriz interna. «Duda de su capacidad de saber decidir qué es lo adecuado para sí mismo. Es la ignorancia del propio saber inmediato (instinto e intuición). No tiene en cuenta esos segundos en los que dentro de sí se forma una figura de lo que hay, y de lo que necesita y quiere. Y sin ese auto-apoyo «de lo que dicen mis tripas» sale disparado a buscar el apoyo y el consejo ajeno. Así permite que los demás interfieran fácilmente en sus decisiones y gustos. De esto resulta una apariencia de dispersión, superficialidad, fluctuación e inconstancia.

Scleranthus señala hacia la duda rumiante y angustiosa. Pero es Gorse  el más triste de todos, es uno al que le falta la esperanza y la fe, lo que es mucho decir porque es lo último que se pierde.  Siguen Hornbeam y Wild Oat que dudan, el primero de sus fuerzas. La descripción que hace Judy Howard de Hornbeam es de lo más atinada: “…para la dilación y el tipo de fatiga que ocurre antes de que suceda algo”[6]Judy Howard. Los remedios florales del Dr. Bach para niños. Edaf, 1995. En 2º Manual del Curso de Flores de Bach. Escuela de Terapia Floral Integrativa. Susana Veilati. Actualizado 2022.

Wild Oat duda de su vocación[7]La palabra vocación proviene del latín vocare que significa llamado o acción de llamar, se entiende como llamado hacia un determinado fin o destino. El concepto ha cambiado, la vocación se … Continue reading, palabra que sugiero carguemos con toda su significación: la de llamamiento, disposición, inspiración, según la RAE «Su dificultad consiste en llegar a determinar a qué ocupación se van a dedicar, pues si bien sus ambiciones son fuertes, no tienen una vocación definida»[8]The Twelve Healers and Others Remedies (Bach, 1933)

En síntesis

En este grupo no saben qué hacer, qué pensar, qué creer ni qué elegir. Trata, por lo tanto, del acompañamiento por el desarrollo de los sentimientos de certeza, confianza, firmeza y voluntad.

Certeza es el conocimiento cierto de una cosa, por ejemplo de lo que se piensa y se quiere: Cerato, Scleranthus, Wild Oat, tratan esta cuestión. Confianza es la fe en los recursos disponibles y el devenir: Gentian, Gorse, Hornbeam.
Firmeza en el sentido de permanecer arraigado con cierta consistencia, algo que preocupa mucho a Genciana y Wild Oat. Voluntad es el impulso a obrar, es decir, la voluntad realizadora que para que exista se necesita de la certeza, la confianza y la firmeza.

Las esencias:

CERATO: Falta de confianza en el propio juicio. Búsqueda de consejo.

SCLERANTHUS: Indecisión. Inestabilidad.

GENTIAN: Fácil desánimo ante los obstáculos de la vida.

GORSE: Pérdida de esperanza y fe.

HORNBEAM: Falta de interés y energía

WILD OAT: Insatisfacción, desorientación y búsqueda del propósito vital

Susana Veilati. Terapeuta Floral Integrativa

Saber más sobre Susana Veilati 

Imagen: Cerato (Ceratostigma Willmotiana). Fuente: Wikipedia

Práctico en Flores de Bach. A tu ritmo. Tutorizado.

Suscríbete a nuestras newsletters

Recibirás quincenalmente artículos de interés como éste, nuestras novedades de cursos, webinars y formaciones. Cancela tu suscripción en cualquier momento.

    Nombre* (requerido)

    Apellido* (requerido)

    Email* (requerido)

    Teléfono* (requerido)

    Pais* (requerido)

    Localidad* (requerido)

    Mensaje

    Conoce nuestra política de privacidad

    Notas de página

    Notas de página
    1 Diccionario de los sentimientos. José Antonio Marina
    2 La Certeza (Certainty) es el 5 paso de la curación para Bach, también traducida como Seguridad
    3, 8 The Twelve Healers and Others Remedies (Bach, 1933)
    4 2º Manual del Curso de Flores de Bach. Escuela de Terapia Floral Integrativa. Susana Veilati. Actualizado 2022
    5 Los doce curadores. Obras completas. Ed. Ambar/Océano
    6 Judy Howard. Los remedios florales del Dr. Bach para niños. Edaf, 1995. En 2º Manual del Curso de Flores de Bach. Escuela de Terapia Floral Integrativa. Susana Veilati. Actualizado 2022
    7 La palabra vocación proviene del latín vocare que significa llamado o acción de llamar, se entiende como llamado hacia un determinado fin o destino. El concepto ha cambiado, la vocación se entiende como una realización personal acorde con las estructuras aprobadas por la sociedad. Emmanuel Mounier (1936), uno de los mas prominentes pensadores del personalismo cristiano afirma que la vocación es un principio creador; es el descubrimiento progresivo de un principio espiritual de vida que no reduce lo que integra, si no que lo salva, lo realiza al recrearlo desde su interior. José Cueli (1973), señala que la vocación es el llamado a cumplir una necesidad, es un toque de clarín, que cada persona oye y siente a su manera: es un impulso, una urgencia, una necesidad insatisfecha; la satisfacción de esa necesidad es la satisfacción. Eduardo Spranger (1942), menciona a la profesión o labor como la “objetivación de la vocación”, en la inteligencia de que la educación es inherente a la subjetividad del hombre, es parte del mismo sin ser determinista o determinante. Mounier, menciona que la vocación es individual, inusurpable y debe ser construida y descubierta por quien elige, es individual pero compartida de manera responsable y creativa (Rimada, Op.cit). Vocación es la disposición particular de cada individuo para elegir la profesión u oficio que desee estudiar y ejercer, de acuerdo con sus aptitudes, características psicológicas y físicas, motivaciones y marcos de referencia socio-económicos y cultural (De Egremy, 1982). http://tesis.uson.mx/digital/tesis/docs/21903/capitulo3.pdf