8 Mar 2018

“Hacia el corazón de nuestro niño interior”

Cuidar de nosotros mismos y acompañar a otras personas en sus procesos personales supone mirar y abrazar al niño herido que la mayoría llevamos dentro.

Conectar con nuestro niño interior es también conectar con la inocencia, la creatividad y alegría propias de la infancia, cualidades para vivir el presente en armonía y equilibrio.

“El arquetipo del niño representa el impuso más fuerte e ineludible de cada ser, el deseo de realizarse a él mismo.” Carl Gustav Jung

El desarrollo de la atención plena o Mindfulness y la Terapia Floral Integrativa son dos poderosos recursos para reconocer, atender y sanar las heridas infantiles, abriendo el corazón a nuestra vulnerabilidad y al dolor desde la seguridad y la calma de nuestra identidad esencial, más allá de nuestra personalidad.

Durante el desarrollo en la infancia, vamos adaptándonos al mundo, a las situaciones que vamos viviendo, desarrollando una personalidad, (en palabras del Dr. Bach), que no siempre sigue los dictados de nuestra alma . Algunas experiencias nos marcan y en la edad adulta aún podemos escuchar los ecos de lo que no pudimos elaborar en la infancia.

En ocasiones nos vemos desbordados emocionalmente, “secuestrados” por reacciones “exageradas”, como si nuestra parte adulta no estuviera presente, reacciones en las que nuestro niño “grita” para llamar nuestra atención.

Cómo relacionarnos con esta parte nuestra es fundamental para vivir el presente haciéndonos cargo de nosotros mismos, de forma amorosa y consciente. Reconocer y afrontar estas heridas nos acercará a nuestro verdadero camino de SER.

“Dios nos dio a cada uno nuestros derechos de nacimiento, una individualidad propia: Él nos dio a cada uno nuestro propio y particular trabajo que hacer, que sólo nosotros podemos hacer: Él nos dio a cada uno nuestro propio y particular camino a seguir con el que nada debe interferir.” Dr. Bach

Reconocer y abrazar nuestro niño es la mejor vía para acompañar a los niños en las diferentes etapas madurativas potenciando sus virtudes y acompañando sus dificultades de forma consciente y compasiva.

Lo primero que influye es la personalidad del educador, lo segundo, su manera de obrar, sólo en tercero lugar, lo que dice. Rudolf Steiner

Si quieres ampliar esta información quizás te interese el próximo ciclo de 4 seminarios online en el que planteamos un recorrido “Hacia el corazón de nuestro niño interior”. Un espacio donde encontrarnos con esta preciosa parte nuestra de la mano del Mindfulness y la Terapia Floral Integrativa. 4 encuentros teórico-prácticos donde nos entrenaremos en recursos para el reconocimiento y cuidado de la propia herida infantil, la de nuestros pacientes, alumnos e hijos.
De la mano de Silvia Rojas y Eugenia Pickina, ambas Terapeutas Florales Integrativas y especialistas en Mindfulness y Educación e Infancia respectivamente.

Más información

Silvia Rojas Martínez

Terapeuta Floral Integrativa y Experta en Mindfulness
silviarojas@escuelaterapiafloral.com