18 Feb 2019

MARIPOSA LILY: Combinación con esencias de Bach y California

Su combinación con esencias del sistema Bach y California (FES)

Continuación del post anterior   “MARIPOSA LILY: Descripción. Signatura. Terapéutica. Efectos”

Mariposa Lily comparte acción terapéutica con Chicory, la dependencia; Heather, el desmesurado centramiento en sí; Bleeding Heart (Corazoncillo), la pena del desamor; y probablemente Milkweed, la dependencia en grado importante. En todas está presente, bajo distintas formas, la pasión tan natural, como desmesurada, por la atención de la madre. Y una interesante combinación: Mariposa Lily con California Poppy.

Mariposa Lily y Chicory

Estas dos complejidades aparecen asociadas habitualmente en la práctica.

El discurso del paciente que se beneficia con la toma de Chicory dice, entre otras cosas, “Te doy para sentirme generoso y mostrarte mi sacrificio esperando que tú te percates de este desprendimiento para que cuando yo pueda necesitar algo de ti, a ti no te quede más remedio que dármelo”. Culpabilización, manipulación y apremio – no debiéramos perder de vista que tratan de un ansioso pedido de relación- es el complejo que aborda esta esencia cuya toma procura la aparición de la virtud opuesta: la generosa facilitación de la independencia y autonomía a nuestros seres queridos.

Cuando se combina con la Mariposa Lily, que trata la renuncia a lo imposible de recibir, estamos potenciando a Chicory que trata el esfuerzo en conquistar la dependencia del otro a cualquier precio, otra imposible ganancia.

Mariposa Lily y Bleeding Heart (Corazoncillo)

Esta combinación describe un estado en el cual, debido a una pérdida amorosa (una pareja, supongamos), el talante de carencia de fondo maternal del que se ocupa la Mariposa Lily y que es natural e inherente a la condición humana, es dramáticamente proyectado sobre el amante y activado por su privación (Bleeding Heart/Corazoncillo.

En este punto recordemos que Corazoncillo es para el desasosiego por haberte entregado mi corazón con el cual te quedaste, tanta es la literalidad que el área del corazón duele. Trata la pérdida de un afecto amoroso intenso puesto sobre alguien concreto que pasa a ser el depositario de esa carencia de brisa maternal que deviene insufrible por estar encarnada, proyectada sobre el amante de modo tan visible. En la percha del amado se cuelga lo vivido con la madre, y deja éste de ser quien es para ser algo, no alguien, sino un síntoma laboriosamente tejido con hilos del pasado, que además duele.

Bleeding Heart. Penas del desamor

Bleeding Heart/Corazoncillo

La pena de amor, en lo más profundo, no es sólo el dolor por la pérdida del amante, que lo es, sino también una reedición de algo imposible: que la atención de quienes más hemos amado no haya recaído en exclusiva sobre nosotros, tal fue nuestro deseo frustrado activado por la decepción amorosa. Se aprecia entonces cómo el refuerzo de la combinación Bleeding Heart/Mariposa Lily es importante para la tristeza por pérdida amorosa.

Bleeding Heart opera de modo similar a Genciana, pero dirige su acción específicamente no ya a la pérdida de un trabajo, o al fracaso en un régimen de adelgazamiento como ésta, sino a la tristeza y lamentación propia de la angustia por el abandono de un ser humano con el que construimos un vínculo de apego (en el sentido de Bowlby). Y si en estas tristezas lo que se activa, además de la pérdida concreta de ese hombre o mujer en particular es, nuevamente, una repetición de la misma desilusión original vinculada a esa mirada de la madre nunca puesta únicamente en mí, entonces Mariposa Lily procurará consuelo, la aceptación de lo inevitable.

Mariposa Lily y Heather
Flores de Bach Heather

Heather

Heather es la esencia que opera sobre el autocentramiento (egocentrismo, narcisismo negativo) que impide al sujeto escuchar a su interlocutor, y claro… se queda solo, o con una característica floritura de síntomas físicos que agravan aun más su comunicativa preocupación por sí mismo. Mariposa Lily potencia la acción de descentramiento de sí que procura Heather. Recordemos lo que dice un Mariposa Lily positivo: te quiero sabiendo que no me darás todo; no se afana en demandas de mayor atención aun, algo que Heather reclama con insistencia como si tal cosa fuese posible sin pagar el precio de la soledad. Es en ese punto, en el que ambos quieren más, donde combinan tan apropiadamente.

Mariposa Lily y California Poppy

California Poppy

La combinación de Mariposa Lily con California Poppy es para el buscador espiritual insatisfecho que tiene una particular actitud hacia la práctica: la exigencia de sentir algo que, y normalmente utilizan estas palabras, “me colme”, “me llene” “me alimente”. El ansiado encuentro con la teta espiritual. Es cierto que hay grupos que fomentan este estado de dependencia nutricional: dan a sus miembros trabajo, créditos, albergues, comida… Wilber se refiere a ellos como los grupos espirituales del fulcro 4º. Ocurre que el desarrollo de la mente superior cuando se lleva a cabo en grupos, algo habitual y deseable, se ve normalmente afectado por restos emocionales “… residuos no elaborados de los niveles 2º y 3º”, dirá Ken Wilber, tanto en maestros como en discípulos. “En este grupo encontraré al fin el clima maternal que necesito”, parecen decir algunos discípulos que se acercan a la práctica espiritual grupal animados menos por el anhelo de Dios que por el ansia de comida fácil.

 Mariposa Lily con Milkweed
Milkweed

Milkweed

He suministrado Milkweed a ex drogodependientes, ex alcohólicos, a pacientes limítrofes, con trastornos de la personalidad, y a pacientes con desórdenes alimenticios. En todos los casos he llegado a su administración con Mariposa Lily a lo largo de buena parte de los acompañamientos florales a sus tratamientos con psicofármacos apropiadamente supervisados por su psiquiatra.

Milkweed es para la dependencia más acentuada que todas las vistas hasta ahora, apta para tratar a pacientes fundidos con el clima emocional materno (que no tiene porqué ser uno bueno), indiferenciados de la madre –el drama del paciente psicótico y borderline- que luego reeditará en la dependencia de otros paraísos artificiales o de instituciones que se harán cargo de él como si fuera un niñito. Búsqueda que recuerda a la de Evening Primrose y Algodón, con quienes Milkweed comparte, en particular con la segunda, aun más identidad terapéutica que con la Mariposa Lily.

La dependencia es la espera -prolongada en el tiempo y focalizada en un sujeto, cosa o sustancia- de aquello que no viene. Una zanahoria inaprensible, sea esta el paraíso que prometen ciertas drogas, sea la ilusión de la total satisfacción. Ambos, paraíso y plena satisfacción, recuerdan a la fusión somatopsíquica con la madre acaecida durante la gestación y los primeros meses de vida. Es en este punto donde la dependencia del paraíso que colabora a tratar Milkweed –lentamente, por cierto- puede a su vez verse apoyada por la saludable separación-individuación de la madre (en el sentido de la Teoría del Desarrollo de la psicoanalista evolutiva Margaret Mahler) que promueve la Mariposa Lily, el destete saludable.

Gracias por tu atenta lectura.

Susana Veilati, Terapeuta Floral Integrativa

 

Bibliografía

Escohotado, Antonio. Para una fenomenología de las Drogas. Biblioteca Mondadori.

Grecco, Eduardo. Espeche, B. Flores de California. Manual práctico y clínico. Ed. Continente

Grecco, Eduardo. Seminario “Emociones, Vínculos, Síntomas”. Impartido en Madrid en 2001. Apuntes personales.

Grecco, E. “Terapias florales y Psicopatología”. Ed. Continente

Kaminski, P. Katz, R. “Repertorio de esencias florales. Guía integral de las esencias norteamericanas e inglesas para el bienestar emocional y espiritual”. Ed. Índigo.

Kernberg, Otto. “Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico”. Paidós.

Kohut, Heinz. La restauración del sí-mismo. Paidós.

Mahler, Margaret. “El nacimiento psicológico del infante humano. Simbiosis e individuación“. Ed. Marymar (2000)

Perls, Fritz. Sueños y Existencia. Ed. Cuatro Vientos.

Stern, Claudia Remedios Florales de California. Ed. Martinez Roca.

Veilati, Susana. “Tratado completo de Terapia Floral”. Ed. Edaf. 1999

Veilati, Susana. Terapia Floral Integrativa. Edaf. 2013

Wilber, Ken. Psicología Integral. El Proyecto Atman. Ed. Kairós.