26 Jun 2016

Esencia floral de BASIL, Albahaca. La pornografía como problema.

Basil, Albahaca

Basil, Albahaca

Quiero hablar sobre la esencia floral de Basil, y la pornografía como problema; respecto al acompañamiento de la preocupación de un paciente, hombre o mujer, que considera que se está pasando con esta afición.

El estupendo video cuyo link pego más abajo ( me ha hecho pensar en la presencia -en los testimonios en consulta- de la relación con la pornografía que representa, con su constante exteriorización genital continua, una especie de allanamiento, de rellenado de los agujeros (agujero que es metáfora de lo que no tengo, de mi vacío). Pensemos en la vagina, en la forma con la que se la presenta en el porno, tan abierta que verdaderamente es casi la desaparición del agujero.

En la pornografía no veo relaciones entre personas sino con partes. Me relaciono con secciones: con vaginas, lenguas, penes, anos….Esto es más fácil que relacionarme con una persona, algo que es muy complejo ¿Qué me pasa con esa complejidad? El otro pide, elige, prefiere otras cosas, me estresa, me pide algo a cambio… Me deja en contacto con mis agujeros, con mis fallas… Esas personas, prostitutas y actores porno, nada me piden. Nada me exigen. Me lo dan sin pedirlo. No tengo que arriesgarme a desear, a preguntar, conocer, a ganar o a perder… No hay agujero, no hay angustia.

Por otra parte, el sujeto en la pornografía es un sujeto que sabe, que sabe todo el tiempo -una mujer muestra un pecho, tiene claro que el pecho es el objeto del gozo, un hombre descubre su pene, no duda de que es otro objeto de gozo-. No hay incertidumbre, ni dudas, ni peligro…ni erotismo, ni ternura… sino un profundo anhelo de amor evitado por temido, es decir, insatisfecho.

Consideremos también en que cuando elijo ver una película de risa, miedo o romántica, estoy eligiendo experimentar un sentimiento de alegría, de miedo, o de enamoramiento, todos ellos sin correr riesgos, claro. Otros son los que se ríen, temen o se enamoran; yo estoy aquí, tan a salvo en el sofá de casa. ¿Qué elige experimentar la persona que ve una peli porno? ¿Se pone a salvo de qué? ¿Y qué le pasa con esto?

Es un viejísimo tema siempre actual. A mí me interesa lo que hay justo antes de ver un vídeo porno tras otro. Eso que se tiene que apaciguar con una masturbación (partiendo de q el paciente se queja de ello, claro).

Fotograma de la película Don Jon

Fotograma de la película Don Jon

Siempre q este tema aparece en consulta, y profundizamos en ese momento previo…¿Sabéis qué hay?: necesidad de contacto, de cariño, de un cuerpo cerca. Aparece el miedo a la soledad, lo vulnerable, y mucho de lo no pedido, la necesidad. Me conmueve profundamente cuando llegamos a ese auténtico contacto consigo mismo.

Para ello es Basil, una esencia que recoge el dolor de la sexualidad del patriarcado que separa sexualidad de ternura, sexualidad de espiritualidad, tu cuerpo sexuado de otro cuerpo sexuado … ¡Qué desencuentro! ¡Qué enorme dolor completamente desapercibido!

Puedes sumarte en cualquier momento a la formación en las 103 Esencias Florales de California con enfoque TFI. Nuestra mirada combina la signatura, lo dicho por sus elaboradores, y la respuesta a ¿Qué hacemos, además de dar la esencia, con cada uno de los 103 dilemas que plantea cada una de ellas? Más información: https://escuelaterapiafloral.com/sistema-floral-de-california/

Nota 1: Este post me lo ha inspirado una publicación: “El psicoanálisis ante la pornografía”. De Oscar Masotta, Barcelona, 1977

Nota 2: Alguien me preguntó si esto es algo q me sucede a mi puesto q escribo algunos fragmentos en primera persona. No, la verdad es que no me excluyo de tener dificultades, pero sí de esta. La primera persona cada vez se usa más en las comunicaciones psi comprometidas. Denotan humanidad, acompañamiento, empatía, solidaridad, y hace que leas en primera persona reduciendo la desapropiacion del contenido.

X