13 Abr 2020

CUARENTENA Y ESENCIAS FLORALES: DESDE ARGENTINA

Por Verónica Di Sebastiano. Terapeuta Floral Integrativa.

La situación.

Hoy amanecimos en el día 20 de la cuarentena, y un poco más también. Porque unos días antes de que el Presidente argentino decretara el Aislamiento Social Obligatorio ya se había impuesto una restricción de circulación para los adultos mayores, personas con deficiencias inmunitarias, y se había dispuesto la prohibición a espectáculos públicos y o cualquier evento que reuniera mas de 150 personas… Un poco mas tarde la suspensión escolar. Y así, de repente, un día nos encontramos que el mundo tal como lo conocíamos se desdibujaba. El único lugar aparentemente seguro parece ser el “Quedarnos en nuestras casas”.

Cuando esta en juego la salud no hay nada que sea mas importante. Dice el Presidente argentino: “El PBI lo podremos recuperar, una vida que se pierde no se recupera mas”. Y habrá que apostarle a esa gran jugada: a tratar de perder la menor cantidad vidas posibles. Nos ponemos barbijos y cerramos las fronteras.

Por cuánto tiempo?

No nos olvidemos que ese ideal de actividad económica casi nula en Argentina, así como en casi todos los países de Sudamerica, es impracticable. La pobreza extrema que existe se agrava día a día. Los vendedores ambulantes, los cartoneros, las personas que viven de changas o mismo aquellos mínimos emprendimientos no la están pasando bien, prácticamente no tienen como alimentar a sus familias, viven hacinados en cubículos mínimos y por mas que se ha reforzado la asistencia alimentaria como no pensar en la posibilidad de un estallido social de agravarse la situación.

Cómo no tener miedo, bronca, preguntas, dudas ante todo esto?

En medio de la globalización y la hipercomunicación nos encontramos aislados con nuestras redes sociales y nuestras computadoras. “Aislados” y no encerrados porque somos nosotros los elegimos quedarnos en casa y cuidarnos.

Mientras tanto nos invaden y bombardean con información sobre qué hacer y qué no, cómo toser o lavarse las manos. Todo se tiñe de preocupación, incertidumbre, miedo con las noticias que llegan de España y de Italia, donde muchos de nosotros tenemos familia y amigos.

Cómo hacer para no volvernos locos con tanto revoleo de información en los medios de comunicación, las redes sociales? Cómo hacer para no entrar en shock sabiendo que puede pronto llegar a nosotros algo que parecía tan lejano?

En nuestra casa: creando nuevas rutinas

En casa de pronto “Somos 4”, dos adultos y dos adolescentes, todo el día en casa tratándonos de adaptar a la nueva convivencia y creando nuevas rutinas, nuevos espacios propios. Los adolescentes rápidamente abocados a sus actividades escolares por Zoom, algo totalmente nuevo para ellos, los mantiene ocupados y desaparecidos también, en su mundo.

El Ceibo, es la flor nacional argentina. Foto de Zeynel Cebeci

Hasta sus áreas recreativas y deportivas pasaron a ser virtuales! Mi trabajo, ahora teletrabajo, mas pausado o parado casi totalmente. Mis padres, mayores, resguardados en su hogar. Como a muchas me toco ocuparme de las tareas de la casa, muchas de las cuales descansaban en una ayuda domestica. Redistribuimos las tareas. Le asignamos la cocina a mi esposo, para que se mantuviera bien ocupado, es el único que no puede trabajar remotamente.

Mi sentir

Mi primera reacción fue pensar que buena oportunidad para organizar, ordenar, todo lo que siempre me queda pendiente. Pero no son vacaciones, no es tiempo libre. Con el correr de los días empezaron a asomar otras emociones, la tristeza por no poder ver a nuestros amigos y seres queridos, a no conformarnos con un llamado telefónico o una videollamada diaria, a extrañar los besos y los abrazos, la preocupación por la continuidad económica.

La frutilla del postre fue el viernes pasado cuando abrieron los bancos después de tantos días para pagar a jubilados y asignaciones familiares: ver a toda esa gente volcada en la calle me genero un sentimiento de total vulnerabilidad, una gran frustación, bronca.

Como hacer para no preocuparse por nuestros afectos?

En una de las conversaciones diarias con mi papá al despedirme lo saludo diciéndole:

“Cuidáte, vos sos carne de cañón”, en alusión a que es mayor. Tiene 80 años, problemas cardiacos y pulmonares.

Y me respondió: “Claro, no me quiero morir todavía”.

Las Esencias florales
Flores de Bach Century

Centaury, Flor de Bach

Al inicio pensé que todas las medidas de la cuarentena eran preventivas. Concluí que se avecinaban muchos cambios, así es que las primeras esencias fueron Impatiens (por mi aceleración de querer hacer cosas), Elm y Oak (mi desborde natural, mis autoexigencias), Walnut (adaptación a los cambios, protección frente a tanta información), Centaury (limites a la demanda familiar).

A la semana siguiente y viendo que los primeros días de cuarentena se prolongarían comencé a descontracturar la situación, a ver el lado positivo del aislamiento, a disfrutar de los días todavía de calorcito que quedaban del verano, y a aprender cosas nuevas. Así es que quedaron algunas como Centaury y Walnut. Otras cambiaron: Olive, Chesnut bud, Pine.

Por ultimo mi formula actual está mas centrada en la vulnerabilidad, miedo, bronca y frustración así que además de Rescue (siempre me rescata de mi desconcierto), Red chesnut (la preocupación por los demás), Gentian (frustración, desánimo), White Chesnut (para evitar estar pensando todo el tiempo en lo mismo) y Pine.

En el caso de mi familia sólo usamos un spray con Crab Apple y Sweet chesnut en los ambientes. Usamos una formula estas ultimas semanas para mi esposo, dada su preocupación por lo laboral y por sus empleados: Rescue, Aspen, White Chesnut y Red Chesnut.

Gracias

“Cuando nos hicieron creer que teníamos todas las respuestas,

de pronto, nos cambiaron las preguntas” Mario Benedetti

Verónica Di Sebastiano es Terapeuta Floral Integrativa

Los datos de contacto:
Ciudad de Ramos Mejía, Buenos Aires
Vero.disebas@hotmail.com
54-11-3162-0663