Equipo de la ETFI
30 Jun 2021

Hablan las tutoras de la escuela

Las tutoras de la ETFI son nuestro gran tesoro. Mientras escribía esta nota y pensaba en ellas, me di cuenta de que presentan un perfil muy similar, me explico. Todas aman la terapia floral, tienen una extraordinaria vocación docente y terapéutica, y un verdadero amor por el aprendizaje.

El otro punto a destacar es su larga permanencia en la escuela. Está claro que les resulta atractivo el oficio y la compañía. Os dejamos con sus palabras sobre el significado que para ellas tiene la labor de tutoría.

Gabriela Rodriguez

Tutora del Práctico en Flores de Bach online diferido, y de la formación TFI presencial. Ha impartido clases en la formación del Práctico en Flores de Bach presencial, y continuará haciéndolo en el online. Miembro de la Asociación de Terapia Floral Integrativa.

Gabriela Rodriguez

La tutoría es un lugar de encuentro íntimo con alumnos y alumnas. Allí trabajamos dudas conceptuales, compartimos reflexiones, revisamos estados emocionales y perfilamos fórmulas florales. Sin ser un proceso terapéutico floral, la tutoría es terapéutica.

Me da una gran satisfacción ver en cada alumn@ cómo finaliza el curso: atravesado por una bella energía floral, sintiéndose mejor, habiendo trascendido situaciones que antes no eran de su agrado. Eso es un aliciente para mí, para seguir trabajando en este sentido, en el que cada un@ aprenda materia floral y a la vez crezca como persona.

Estrella Jimenez

Tutora del Práctico en Flores de Bach, de la formación TFI presencial y online, así como de la formación online en el sistema de la Flower Essences Society (Flores de California). Está por iniciarse en la labor docente de las esencias de FES. Secretaria de la Asociación de Terapia Floral Integrativa.

Cuando miro atrás me parece que fue ayer el día en que Susana me ofreció realizar la tutoría del curso presencial del Práctico en Flores de Bach.

Solo tenía una mera idea de en qué consistía aquella función, pero la idea de ser “elegida” me inundó de alegría.  De inmediato supe, que quería hacerlo y mi respuesta fue un rotundo Sí.

Tantos años después, y ya a cargo de la tutoría de tantas promociones, mi respuesta sigue siendo la misma y, cada día, continúo alegrándome de aquella decisión tomada.

Desde entonces, el comienzo de una nueva promoción es un reto y cada cierre una satisfacción.

La definición teórica de tutoría es un proceso de acompañamiento durante la formación de estudiantes, que se lleva acabo mediante atención personalizada. Me identifico con ella.

En cada uno de los espacios de tutoría, revisamos cómo se encuentra el alumno tanto en lo teórico como en lo emocional, intentando que las dificultades personales no impidan o interrumpan su tránsito por la formación.

La tutoría es un espacio de apoyo y crecimiento, en el que los alumnos pueden volcar sus ideas e inquietudes, pero además, es un lugar para hacer sugerencias y plantear todo aquello que parece no caber en una clase.

Esta labor, además, toma mayor relevancia en las formaciones online y en los módulos en diferido.

Personalmente, creo que también soy yo la que aprende de, y con cada alumno. Y al final del camino con ellos, siento que he sido testigo en primera persona de la “metamorfosis floral” que cada uno experimenta y esto incluye, no solo su evolución como terapeuta floral sino también como persona.

Mi agradecimiento a la ETFI y a cada uno de los alumnos con quienes he compartido formación.

Paulina Coquelet

Tutora de la formación del Práctico en Flores de Bach presencial y online. Actualmente tutora de la formación TFI online en directo. Directora de la ETFI en Chile y formadora del Diplomado en Flores de Bach. Miembro voluntario de la Asociación de Terapia Floral Integrativa.

Este último tiempo he sido invitada a asumir un nuevo desafío, la tarea de ser tutora de grupos en formación, tanto para el primero como para el segundo nivel.

Esta es una tarea llena se sentido para mí, me parece parte fundamental de la formación que damos en nuestra escuela, es un sello particular que nos distingue, es parte de la ética que envuelve nuestro trabajo con cada una y uno de nuestros alumnos.

Es tremendamente importante para mí y para la escuela, acompañar a cada persona que se está formando con nosotros, poder seguirle el pulso en su proceso, estar cerca, tener encuentros periódicos para generar espacios de conversaciones que les permitan ir haciendo consultas respecto a los contenidos que vemos en clases, ir acompañando muy de cerca sus procesos de autoformulación floral.

Muchas veces el espacio y formato no nos da el ancho para entrar largamente sobre algunos temas que nos pueden interesar en particular, o para generar conversaciones sobre algún asunto que nos puede estar aquejando y sobre el cual quisiéramos acompañarnos floralmente, entonces es ahí donde el espacio de la tutoría cumple un rol fundamental, generando un nuevo espacio que, sin ser un proceso terapéutico, sí es uno de encuentro y dulce compañía donde entrar más en profundidad.

Ser parte de una cadena de terapeutas florales integrativos de nuestra escuela, cuyo principal objetivo es que cada persona que llega a formarse con nosotros, sienta que durante todo este proceso será acompañada y acompañado, así como atendido en las necesidades en las cuales podemos ayudarle, me llena de orgullo y sentido.

Aquí os dejamos el testimonio grabado de Anais Jimenez y Francisca (Paqui) Toro. Ambas tutoras del Práctico en Flores de Bach y de la Formación en Terapia Floral Integrativa, que nos acompañaron por un largo trecho en varias actividades de la Escuela de Terapia Floral Integrativa y de la Asociación de Terapia Floral Integrativa.

Imagen de portada: algunos otros rostros de las muy queridas tutoras que acompañaron nuestras formaciones con su empatía y saber hacer. Las reconoceréis, seguro: Silvia Rojas, Francis Arrom y Ana Roman.