Trauma es disociación de mente y cuerpo. El cuerpo permanece sufriendo y la mente parte hacia otro espacio para constituir algún tipo de defensa ante el dolor. (Veilati, S 2013).

El trauma es promovido por cosa, fenómeno, muerte, publicidad, propaganda, instituciones o personas; en este escrito hacemos referencia al trauma que se construye en relación, el trauma relacional (Bromberg, 2009), día tras día padeciendo descuido, maltrato o ambos: mandatos, contramandatos, coerciones, comunicación violenta, culpabilizadora, avergonzante o humillante, así hasta configurar un patrón de relación traumática que siempre está confirmándose.

Diferenciarlo de los otros traumas, nos permitirá poner foco y en relieve el impacto sobre nosotros mismos y nuestro paciente de lo sucesivamente padecido en las relaciones con los primeros cuidadores, hermanos, maestros, compañeros de colegio hasta la universidad; así como el tipo de apoyo que le ofreceremos.

El pasado nunca está muerto. Ni siquiera ha pasado. W. Faulkner.

Consecuencias del trauma relacional

El trauma relacional o vincular, además de desolador, puede dificultar la posibilidad de crear relación, de desarrollar un sentido de competencia, una sensación de identidad, una definición de sí mismo sobre la que apoyarse para gestionar con eficacia un ser, estar y hacer suficientemente presente y operativo. Más aun cuando los efectos de la falta de sintonía y apoyo acumulados acaban constituyendo distintos sufrimientos emocionales que se repiten en el presente como un eco del pasado. Nos referimos a las lesiones que dejaron el abandono, el descuido, el rechazo, la vejación, los secretos, el abuso, la violencia, las injusticias y el engaño, que acaban en padecer o infringir, activa o pasivamente, distintos sufrimientos: violencia física y psicológica, ataques de ira, bulling, conductas autodestructivas, adicciones, imposibilidad de permanecer y construir intimidad (no hay relación segura) y los grandes males del alma que la psiquiatría nombra. Entendiendo, claro está, que existen grados de afectación en función de la historia y los recursos personales y del contexto, y que bien pueden necesitar derivación y apoyo psicofarmacológico de haber graves riesgos o consecuencias.

La calidad del apoyo

Curan las esencias florales y la relación terapéutica. Susana Veilati

Pero ¿cuál el apoyo a ofrecer en consulta cuando el dolor y sus consecuencias son tales y nos dejan sin palabras? ¿Cómo afrontamos esto en nosotros mismos y junto al paciente? ¿Cómo ayudar a que pueda desarrollar la fuerza necesaria para quitarse a sí mismo de esa trampa en la que permanece, sufriendo e infringiendo sufrimiento? 

En nuestro Ciclo de Seminarios Breves te proponemos una profunda inmersión en la distinción y comprensión de estos estados y en los recursos necesarios para su acompañamiento enriqueciéndolos con información adicional y enfoques terapéuticos relevantes que atiendan al cuidado del terapeuta, el paciente y la relación.

La calidad de la relación

Y algo más que veremos en estos seminarios: la calidad de la relación terapéutica es un factor determinante en el éxito del tratamiento del trauma relacional. Al cultivar una relación basada en el respeto, la confianza, el apego seguro y la autenticidad, terapeuta y paciente crean un espacio nuevo de experiencia vincular. Una relación en la que se hace evidente “el respeto, la fiabilidad y el buen apego de una persona afectuosa, involucrada, cualificada y auténtica” (G. Erskine, 1993) o, dicho al modo bachiano, una relación que atiende los 7 estados de la curación: “paz, esperanza, alegría, fe, certidumbre, sabiduría y amor” (Bach, [1932] 2013 ). Tal relación permite superar las heridas del pasado y construir un futuro más saludable y feliz.

Susana Veilati

Saber más sobre Susana Veilati

Profundiza:  Star of Bethlehem, el trauma social
Referencias:

Bach, E. Obras Completas (2013).  Libérese a Ud mismo [1932] Cap. nueve La verdadera naturaleza de la enfermedad. Ed. Océano

Bromberg, P. (2009) Reduciendo el Tsunami. Regulación afectiva, disociación y la sombra de la inundación. William Alanson White Institute.

Erskine, R.G. (1993/1997). Inquiry, attunement and involvement in the psychotherapy of dissociation. In R.G. Erskine, Theories and methods of an integrative transactional analysis: A volume of selected articles (pp. 37-45). San Francisco: TA Press. (Original work published 1993. Transactional Analysis Journal, 23: 185-190. Citado en Richard G. Erskine. Guiones de Vida: Patrones Relacionales Inconscientes e Implicación Psicoterapéutica.

Veilati, S. (2013) Terapia Floral Integrativa. Edaf

Ilustración: Édouard Vuillard. Interior. Madre y hermana del artista.1893