11 Nov 2019

LA PROYECCIÓN DEL PACIENTE Y DEL TERAPEUTA

La proyección es un mecanismo de defensa de la angustia. Lo peligroso que está dentro es puesto fuera, en el otro, porque resulta insoportable. Tal es la especialidad del desconfiado Holly. Pero no sólo proyectamos la oscuridad inevitable, también los propios aspectos luminosos; por ejemplo, Cerato es diestro en despojarse de su sabiduría proyectándola en el otro a quien consulta cada tanto.

La proyección es habitual en terapia, pacientes y terapeutas proyectarán en el campo de la relación terapéutica aspectos sanos e insanos de sus vínculos históricos. Hablaré de la proyección negativa.

El paciente proyecta

Cuando esto sucede al consultante tenemos allí una buena oportunidad para arrojar claridad sobre ello y las consecuencias que tiene en su vida. El paciente repite contigo lo que hace con otros por fuera, aunque en esta oportunidad encuentra en ti a alguien que no sale corriendo ante esa acción fallida. Por el contrario, te quedas a su lado aceptando su diferencia, conteniéndola, colocando un foco realista y compasivo sobre eso que no sabe ni puede hacer de otra forma, por el momento.

El terapeuta proyecta

El problema viene cuando ante una proyección del cliente el terapeuta reacciona con una proyección propia. Mmmmm….conflicto a la vista. Si no nos damos cuenta en el mejor de los casos el consultante interrumpirá el proceso; en el peor, lo confundiremos y no colaboraremos a que pueda introducir alguna novedad en ese modo de vincularse. Podemos reorientarlo, menos mal, pero acabamos de extraviarnos del rol terapéutico.

Pondré un ejemplo de supervisión. Una TFI supervisa a una paciente nueva (con conocimientos de esencias florales) con la que se siente muy enfadada «Estoy rabiosa». En los 2 primeros encuentros, luego de explicarle y hacerle entrega de la fórmula a su cliente, ésta ultima hace un gesto de disconformidad y agrega que algo falta en esa fórmula. La TFI se siente cuestionada y devaluada por su paciente: «Así no hay quien trabaje».

Trabajemos sobre la desconfianza de la paciente

Aquí hay algunas cuestiones que elaborar con la paciente y con la terapeuta. Con la consultante habrá que poner el foco sobre su desconfianza. No se fía de lo que su terapeuta le formula. Desconfía: ¿Con quién más le sucede esto? ¿Cómo es su desconfianza (dónde la siente, cómo se queda luego de sentirla, según su experiencia qué le hace esto a sus vínculos…) ¿Cuál es la historia en su vida de la desconfianza en su vida? ¿Cómo nace y crece esa desconfianza? Habremos de colocar esencias florales en todo ello.

Trabajemos sobre la dificultad del TFI

Sobre su impaciencia: la confianza tarda en establecerse, se cuece lentamente entre paciente y terapeuta. Daros un tiempo, construid una relación real, una que el paciente pueda usar como modelo.

Esa desconfianza no es algo personal contra la terapeuta, es una dificultad que tu paciente coloca en sus relaciones y, aunque no lo sepa, también por ello está en tu consulta. Haz algo distinto a los que todos hacen con ella que es abandonarla enfadados.

Pero la terapeuta hace de esto algo personal, se siente devaluada y cuestionada por su paciente y esto la enfada sobremanera y piensa que no quiere tratarla. Está proyectando (ambas lo están). ¿Cuál es la historia de la devaluación en la vida de la TFI? ¿A quién coloca en el lugar de su paciente? Nos dice, dándose cuenta, que su padre la infravaloraba, también su hermana mayor. Ambos se aliaban «para criticarme y decirme lo inútil que yo era».
¿Puedes sentir plenamente ese enfado reubicándolo en donde está: hacia tu padre y tu hermana? ¿Puedes ahora volver a mirar a tu paciente?

Recuperemos la presencia

Entonces: ¿A quién miro mientras creo mirar al paciente? ¿Con quién estoy mientras creo estar junto a él o ella? ¿Puedes adueñarte de tu proyección y volver a colocar allí a tu paciente?

Recupera tu lugar para que tu consultante recupere el suyo.

Regresa con conciencia a la buena mirada.

Gracias por tu amable atención.

Autorretrato «Diego y yo» (1949). Colección particular (Mary Anne Martin Fine Arts, Nueva York)