14 Jul 2022

Acompañamiento terapéutico del infortunio

El infortunio puede ser visto como una pérdida de la satisfacción de una necesidad,

y como un nuevo encuentro. 

El azar existe en sus dos versiones: la que nos gusta y la que tememos, y ambas pueden darse o no. ¿Cómo estar con un paciente en ésta eventualidad? ¿Cómo asume (y asumimos juntos) lo contingente y funesto en su vida?: una muerte inesperada, un accidente desafortunado, una mala noticia, eso que llamamos “mala suerte” o “¡vaya racha!”. O bien, ¿cómo incorpora el encuentro con lo que estaba destinado a permanecer oculto y sale a la luz, así, de pronto?.

En Bach tenemos algunas esencias para que el encontronazo devenga en un encuentro: Star of Bethlehem, Sweet Chestnut, Rescue Remedy, Gentian, Holly, Impatiens, Gorse, Willow y las esencias del miedo y la inseguridad, por mencionar las que me vienen ahora. Todas hablan de un modo de sufrir lo esperado, pero también lo inesperado. Las tendremos en cuenta. Puedes buscar información sobre ellas en el Blog.

Encuentro con el Ahora de la situación

¿Y en consulta? En el acompañamiento de lo azaroso desafortunado hay un estado del paciente que recoger haciéndole todo el espacio y tiempo necesarios: la mezcla de impotencia, dolor, ira y miedo. Quedamos atentos a su reacción, a lo que siente, nos pide, no entiende ni comprende, a sus necesidades, cómo le afecta ESTO y a lo que dentro de este proceso juntos podemos ir resolviendo creativamente. Pero también otro estado que suscitar: el del encuentro con el Ahora de su situación, con ESTO nuevo que le trae la existencia sea cual sea su color. Nuestra tarea es poder facilitarle el contacto con lo que hay porque sólo desde allí surgirán los recursos necesarios para bien integrarla.

Resolver creativamente

Ambos, paciente y terapeuta, topan con algo nuevo: la contingencia.

Foto: Nona Limmen

Foto: Nona Limmen

Resolver creativamente es colaborar a suscitar los recursos internos del paciente en esta situación desafortunada. Los más humildes. ¿Qué necesitas?: respirar, parar y dejarme sentir, quedarme quieta, dar un pasito hacia tal o cual dirección, llamar a una amiga… Los mínimos ajustes imprescindibles. El encuentro con lo ominoso, lo inesperado, lo contingente, es una buena oportunidad para desarrollar la humildad, lo sencillo, lo que aquieta, lo que construye un fondo sobre el que apoyarme, el auto-apoyo (Paz y Esperanza, en Bach). Es el primer recurso a desarrollar: la incipiente confianza en que me estoy sosteniendo en ESTO, primero juntas, luego a solas.

Así vamos permitiendo el pleno contacto con la novedad tal que puedan ir apareciendo los recursos nuevos y necesarios para acompañar el cambio que pide ESTO; y el infortunio será visto no tanto como una pérdida de la satisfacción de una necesidad, que lo es, sino como un nuevo encuentro.

El coraje de «ir hacia»

Es imprescindible, me atrevo a decir, que el terapeuta tenga plena conciencia del nuevo encuentro que está acompañando, una oportunidad para el desarrollo de recursos del paciente y del terapeuta. Es el terapeuta quien introduce en el campo de la relación terapéutica esta perspectiva. No diciendo Tienes una nueva oportunidad, esto no es clínicamente operativo si bien es de libro de autoayuda; sino sintiendo él terapeuta que ésta es una oportunidad para el encuentro con ESTO del paciente, impregnando la atmósfera terapéutica del coraje de “ir hacia» ESTO juntos. Un encuentro, el de ambos, creador de un fondo que sostiene para que te sostengas.

A esto llama la TFI: pasar consulta instalados en los 7 estados de la curación propuestos por Bach.

La dificultad del TFI en el acompañamiento terapéutico del infortunio

El obstáculo es el de perder presencia que es lo que permite el apoyo terapéutico en relación.

  • Yéndote a tus miedos a no poder con esto y a las racionalizaciones que resultan de ello.
  • Deseando “hacer», cuando más bien se trata de “sentir” qué es lo necesario. Lo necesario es estar, sentir contigo, facilitar que suceda, hacer espacio estando en silencio. Silencio que ambos necesitamos para ir entrando en ESTO. Tiempo.
  • Queriendo saber qué hacer. No sabes, él tampoco sabe, no es tiempo de saber; el saber viene con el tiempo (Sabiduría, sexto estado y paso de la curación). Este es un tiempo de acompañarte a ti mismo por tu no saber para así acompañar el no saber del paciente.

Susana Veilati. Terapeuta Floral Integrativa

Saber más sobre Susana Veilati 

Foto de portada: El Guernica (1937). Pablo Picasso

Si te interesa nuestro enfoque

PRÓXIMA FORMACIÓN EN FLORES DE BACH online directo.

25 marzo 2023

PROXIMA FORMACIÓN en TERAPIA FLORAL INTEGRATIVA,

26 de mayo 2023

Suscríbete a nuestras newsletters para recibir información actualizada

Recibirás quincenalmente artículos de interés como éste, nuestras novedades de cursos, webinars y formaciones. Cancela tu suscripción en cualquier momento.

    Nombre* (requerido)

    Apellido* (requerido)

    Email* (requerido)

    Teléfono* (requerido)

    Pais* (requerido)

    Localidad* (requerido)

    Mensaje

    Conoce nuestra política de privacidad