Un nuevo camino
20 Mar 2017

Flores de Bach. Testimonio de una alumna

Gracias querida María, con tu consentimiento y respetando la Ley de Protección de Datos, publicamos tu Memoria de la Formación del Práctico en Flores de Bach, con solo tu primer nombre. Gracias a ti, siempre.

MEMORIA DE FORMACIÓN DEL PRÁCTICO EN FLORES DE BACH

Descubro la Escuela de Terapia Floral Integrativa en internet, pues quiero formarme, tengo alguna noción de lo que son las flores de Bach, me parece una terapia fantástica.

Me encanta el enfoque que da Susana a la formación: sus videos, su forma de enseñar es lo que me engancha, me encanta que sea presencial, así que intento matricularme en el Curso Practico del año 2012 y está completo… espero confirmación y nada imposible, tengo que esperar todo un año para poder inscribirme, por lo que lo curso en el año 2013.

No creo en las casualidades y menos al encontrarme en un grupo reducido de cuatro alumnas, lo cual es un enorme privilegio pues tenemos a Susana como profesora de forma muy cercana, un lujazo.

Me ha gustado mucho la parte teórica, me pareció muy bien explicada y documentada, he podido comprender fenomenal cada esencia gracias a los cortos de las películas (las tengo grabadas en la memoria) y a la toma de esencias pues las experimento en mí.

Hasta ahora había tomado alguna vez esencias, notaba claramente su efecto, me faltaba construir un plan, tener un objetivo pues las tomaba para salir de alguna situación de dificultad, pero no sabía cómo hacerlo.                                                   Estrella de Belén Start of Bethlehem

Gracias al curso y la toma de esencias puedo experimentar de forma directa el efecto de las esencias en terapia con un seguimiento, bajo la supervisión de Susana, lo que me da mucha información de mí, observo y profundizo en mi sentir, la forma de comportarme, puedo ver mis bloqueos, repeticiones, mis miedos, mis tendencias, como me broto, etc .

También empiezo a entender muchos comportamientos, sentimientos, emociones de las personas que me rodean, a comprender y relacionar conceptos, se me abre la mente, sentía que descubría la explicación, encontraba una guía para salir de situaciones que me hacían mal, ya que caía en comportamientos totalmente inconscientes.

He podido conocerme mucho mejor y con más profundidad.

Lo que más me preocupaba era tener habilidades para enfrentarme al paciente por lo que me resulta muy interesante las pautas básicas de actitud del terapeuta y la parte práctica con los compañeros.

A lo largo del curso me he visto reflejada en cada una delas 38 esencias florales en distintos momentos de mi vida, así las he integrado mucho mejor, puedo comprender y empatizar mejor con el consultante.

Me gustó mucho el seminario de terapia floral en los animales, lo encuentro muy práctico, me amplia el campo de acción de las esencias.

Gracias a este curso he aprendido mucho de Terapia Floral, como afrontar una consulta y una terapia, pero para mí ha sido crucial la parte práctica pues en diciembre del 2013 caí enferma con meningitis que paso a septicemia producida por Haemophyllus Influenzae, una bacteria bastante corriente en las otitis infantiles, lo que me llevo a un estado depresivo, me costó mucho recuperarme, tanto física como psicológicamente.  

Empecé a asistir a sesiones con Susana lo cual me ayudó muchísimo, junto con las clases de los martes que esperaba impaciente pues era un espacio en el que me sentía recogida, aprendía un montón y me interesaban muchísimo todos los temas que se trataban, para mí era terapéutico.                                               

Por todas estas circunstancias personales el curso fue muy especial, pues pude conocerme mejor y sanar problemas antiguos que me acompañaban desde muchos años atrás.                                                         

Con la maravillosa formación amplié mi visión de la vida, vi mi situación desde otro ángulo, encontré las bases para realizar cambios profundos que me han llevado a ser una mejor persona.

Ha sido toda una experiencia, mucho más que un curso.

Me quedé con ganas de más y decidí hacer el TFI.

Me quedo con una experiencia maravillosa, mucho más que un curso en Flores de Bach, y con las buenas amigas en que se han convertido mis compañeras.

Quiero agradecer a Susana toda su dedicación, apoyo y el amor que me brindo en esos momentos cruciales, tan difíciles para mí.

María

X