Start of Bethlehem
2 Oct 2017

STAR OF BETHLEHEM. El trauma social. 

Hablemos sobre el trauma social y Star of Bethlehem. El tema que trata cada esencia floral puede usarse para una lectura de nuestra sociedad. Así con Crab Apple pensamos en la obsesión colectiva por lo puro, lo desinfectado y la imagen impoluta, mientras miles de millones de litros de limpiadores contaminan nuestros mares y tierras, una paradoja. Vine y Centaury nos remiten a la dialéctica del amo y el esclavo, siglos de esclavitud, de tiranía y maltrato. A Agrimony se me ocurre pensarla en torno a la cultura del “be happy” y la tarta de manzana aderezada con risas de cocaína, alcohol y fotos en el Face.
Supuesto que todas tienen su lectura social virtuosa, pero no me detendré en ello ahora porque quiero pasar a Star of Bethlehem. Echemos una mirada sobre el trauma en lo social. 

El trauma social



Ayer recibí por whatsapp este conmovedor video, un llamamiento urgente a la acción a favor de una reparación de las víctimas de una grave tragedia acaecida 9 años atrás en Valencia, España. Me dejó pensando. Reparar es consolador, y al consuelo es a lo que apunta Star of Bethlehem.
Cada tragedia se inscribe como un trauma en nuestro cuerpo social: el incendio de una gran superficie abarrotada de jóvenes en Madrid o en Buenos Aires, un descarrilamiento del metro de Valencia o de Londres, los accidentes aéreos… Como seres sociales nos sentimos impactados y afligidos ni bien suceden (recordemos Tultepec o Medellin en el 2016), pero rápidamente olvidamos el sufrimiento de nuestras víctimas que no reciben el apoyo legal, político y económico que pueda paliar en algo lo irreparable. Quedan sin consuelo. El silencio cubre la escena trágica. Incluso se silencian las voces (los periodistas asesinados en México) que nos cuentan dichas tragedias, las perseguimos, las desacreditamos, las volvemos nuestros enemigos y hasta las odiamos. La sociedad niega su dolor y sin dolor no hay consuelo ni reparación… otra vez ganan los victimarios y pierden las víctimas.
Pero ningún dolor desaparece si lo niegas, queda a la deriva dispuesto a depositarse donde quepa en el cuerpo social ante la menor provocación: odios interraciales, guerras, violencia de género, maltrato medioambiental. La lista es larga.

Star of Bethlehem


Bach decía de Star of Bethlehem: “Es el consuelo del alma, calma los dolores y las penas”. Sí, es la ternura recibida, el sitio acogedor que al fin se abre para mí, el abrazo de la buena madre (es el único lirio del sistema bachiano), el permiso para dejarme caer en el sanador llanto de la pérdida, el espacio de descarga del trauma, la reparadora bienvenida a mi aflicción.
Una sociedad Star of Bethlehem positiva, se da a sí misma el apoyo y el consuelo de la ternura social que necesitan las víctimas de sus tragedias. Tiene otro nombre: solidaridad.

Susana Veilati, Terapeuta Floral Integrativa

X