QUÉ SON LAS ESENCIAS FLORALES

¿Qué es una esencia floral?

La terapia floral comienza con el descubrimiento de las propiedades terapéuticas de ciertas flores de la campiña inglesa: las 38 Flores de Bach.

Son preparados de plantas silvestres y árboles elaborados a partir de flores en su punto óptimo de floración que se sumergen en agua y se exponen al sol o a la ebullición. Este proceso finaliza en una dilución bebible que se comercializa en pequeños frascos de 10 o 20 ml en farmacias y tiendas especializadas.

Sus propiedades terapéuticas de los desequilibrios del ánimo que dan origen a los padecimientos mentales y físicos, fueron descubiertas por Edward Bach, médico, cirujano, patólogo y homeópata inglés, entre los años 1928 y 1936. Su toma determina, merced al desarrollo de la virtud opuesta, la disminución de la intensidad y frecuencia de emociones y sentimientos tales como el odio, el miedo, la inseguridad, la tristeza, el exceso de apego, los sentimientos de culpa, y otros desequilibrios del ánimo.

Las esencias florales actúan en todos los seres vivos: humanos, animales y plantas. Son compatibles con los tratamientos alternativos y alopáticos a los que no substituye. Se benefician de ellas los adultos, las mujeres embarazadas, los recién nacidos, los niños, los animales y las plantas. No poseen contraindicaciones, no hay riesgo de sobredosis, no tienen efectos secundarios y no conllevan adicción. Las propiedades de la terapia floral fueron descritas y realzadas por la Organización Mundial de la Salud, en 1983.

La esencia floral es el campo energético sutil o vibratorio de una flor, conservado en una determinada proporción de agua y brandy. Su particular sistema de elaboración (por exposición al sol, o a la ebullición) permite que los principios energéticos de la flor, que reorientan de un modo saludable las emociones y los sentimientos en desequilibrio, se fijen en el agua. Si bien, un análisis microscópico de una esencia floral revelará la presencia de agua y brandy.

Cada esencia floral es una información altamente organizada que alinea la energía del ser vivo que la incorpora a su sistema. Las esencias florales se acoplan a la estructura energética del sujeto transformando las redes disarmónicas en flujos constantes y uniformes de energía regulada. Según Bach, intervienen “elevando nuestras vibraciones y abriendo nuestros canales…”
No actúan por medio de la acción bioquímica, si bien terminan afectando positivamente la biología del ser vivo que las consume.

¿Qué tratan?

La terapia floral considera que los desequilibrios emocionales, sentimentales y del pensamiento están el origen de la enfermedad física y mental, y promueve un método de tratamiento capaz de armonizarlos.
“Armonizarlos” quiere decir que la terapia floral disminuye la intensidad y frecuencia de padecimientos del ánimo tales como la intolerancia o el miedo merced al desarrollo de la cualidad opuesta: tolerancia y coraje. En este sentido decimos que las esencias florales son pacificadoras naturales del ánimo que promueven el desenvolvimiento de ciertos dones o virtudes, cuya escasa presencia y desarrollo es una de las causas más importantes de las enfermedades psíquicas y físicas.

El desarrollo de la virtud opuesta al defecto que da origen a la enfermedad, es el principio que explica la acción terapéutica de las esencias florales y lo que dirige la intención y la atención del terapeuta floral sobre su consultante. Bach dirá que el odio se cura con amor, nunca con más odio.

Veamos qué entendemos por defecto y por virtud.
Las virtudes son potencialidades buenas, podemos llamarlas cualidades, fortalezas, o rasgos positivos. Cuando se despliegan, el sujeto accede a una posición mayormente saludable, autorrealizada, inclusiva y compasiva de sí mismo y del otro. Edward Bach menciona un buen número de cualidades deseables a lo largo de sus textos, tales como la paz, la esperanza, la alegría, la fe, la sabiduría, la atención, la seguridad, la compasión, el coraje, la tolerancia, y la bondad.

Los defectos son las fallas, errores tales como el egoísmo, el orgullo, el odio, la inestabilidad, la ignorancia, o la codicia y, cada uno de ellos está en la trama que teje la enfermedad. La buena noticia es que para estos y otros errores hay esencias florales: el coraje es favorecido por las esencias Mimulus, Rock Rose, y Aspen; la seguridad en uno mismo por Cerato, Larch, o Scleranthus; la atención, la presencia y la concentración por Clematis, Chestnut Bud, o White Chestnut; el respeto por la diferencia de ideas, de pensamiento, de actitudes, de sentimientos, se ve acrecentado por Vervain, Chicory, Beech, Rock Water, y Vine; y la paciencia por Impatiens.

¿Cómo ayudarnos y ayudar con las esencias florales?

La diferencia entre la terapia floral y otras medicinas, es que la primera centra su interés en escuchar atentamente las sensaciones, sentimientos, ideas, creencias y actitudes de la persona, a efectos de determinar qué preparado es el necesario para desarrollar sus cualidades positivas. Por consiguiente, se trata de observar si tiene miedo, si está abatido, enfadado, desesperanzado, agotado, indeciso, u otra emoción negativa. A continuación formulamos las esencias que favorecerán el desarrollo de las virtudes opuestas a tales estados del ánimo, porque “Al restablecer la armonía entre la mente y el alma, ello erradicará la auténtica causa de la enfermedad, y permitirá luego la utilización de los medios físicos, si éstos fueran necesarios, para completar la curación del cuerpo”6 escribe Bach, que insiste en que el cuerpo sanará sus dolencias si tratamos la falta de armonía de su personalidad.

Imaginemos que deseas acompañar con esencias florales a otra persona o a ti mismo. Supongamos que se trata de un sujeto afectado por una enfermedad cualquiera. Comienza por indagar cómo reacciona ante este padecimiento. ¿Se siente impaciente e irritable ante una mejoría que tarda en llegar? La esencia de la Impatiens será la apropiada para ayudarlo. ¿Desea que no lo molesten y que lo dejen a solas? Piensa en la esencia de la Water Violet. ¿Necesita estar acompañado todo el tiempo y demanda cuidados? Daremos Chicory. ¿Quizá siente que lo suyo ya no tiene remedio? Incluye en la fórmula a Gorse. ¿Siente miedo a efectuar el mínimo movimiento físico, especialmente si hay herida, contusión o fractura, o a enfermarse más aún? Mímulus lo va ayudar en estos casos.

Observa la actitud general de la persona a la que deseas acompañar con esencias florales: su gestualidad, su postura corporal y su tono de voz, ellas también te orientarán en el descubrimiento de las esencias necesarias. ¿Es apático e indiferente? Wild Rose es la esencia. ¿Interrumpe, se impacienta o no puede estar quieto? Corresponde dar Impatiens. ¿Es tímido, temeroso y habla de modo entrecortado? Piensa en Mímulus y Larch. A lo largo del encuentro puedes pedirle al interesado que arriesgue una definición de sí mismo o que nos diga qué opinión tienen de él sus allegados. ¿Es dominante e inflexible? Incluye en la fórmula a Vine. ¿Es sumiso y con dificultad para poner límites claros? Centaury es la apropiada en este caso. ¿Tal vez se trata de alguien con un fuerte sentido del deber, es luchador y nunca se queja? Oak es para ese perfil.
¿Acaso disfraza las preocupaciones con chistes o se oculta detrás de ansiolíticos y eventuales copas de más? No dudes en darle Agrimony. O quizá la rabia y los celos hacen de él un terreno fértil para la insatisfacción, si es así lo tratas con Holly.

Explora si ha vivido alguna situación traumática, ya que ella podría estar en la trama del malestar, por ejemplo, la muerte de un ser querido. Si es así, la esencia que corresponde es la Star of Bethlehem. Si se trata de una ruptura afectiva ten en cuenta a Holly, Chicory, y Bleeding Heart (esencia del Sistema de FES/California). Quizá se siente afligido por el fracaso de un importante proyecto: Gentian o Sweet Chestnut pueden ser las apropiadas.

Lo dicho hasta aquí, más una exploración de lo que le preocupa en la actualidad, así como de su grado de realización personal, intereses y motivación, te darán una idea general de los desequilibrios en el ánimo del sujeto que podrás traducir a una fórmula floral adecuada a su necesidad, o lo más aproximada posible.

¿Efecto placebo?

El placebo es una substancia que no teniendo ninguna acción farmacológica tiene un efecto curativo, siempre y cuando el sujeto la consuma convencido de que dicha substancia cura. La persona se sana gracias a la confianza y no debido a una acción bioquímica. Es una autocuración. Sin duda es un muy interesante efecto que habría que estudiar e incentivar. Es gratuito, e interrumpe la dependencia a médicos, farmacias, servicios de salud pública o privada, y a compañías de seguro.

La explicación fisiológica para este apreciado fenómeno es la estimulación del núcleo accumbens, un grupo de neuronas cerebrales que desempeñan un papel importante en la producción de la risa y el placer, en fin, de los sentimientos y sensaciones de bienestar.

Tomar esencias florales promueve tales sentimientos y sensaciones, pero no son un placebo. Las esencias florales actúan en sujetos impermeables a la confianza en poder curarse, me refiero a bebés, niños, animales y plantas, sobre los cuales tiene la más benéfica acción terapéutica. Incluso personas absolutamente desconfiadas experimentan sus beneficios. Suelo decir a los que acuden a mi gabinete que las beban incluso si piensan que son completamente inútiles. El efecto de las esencias florales no tiene que ver con la fe, aunque es interesante tener confianza en ellas.

Síguenos en:

X