2 Oct 2017

¿Los terapeutas florales qué ciencia hacemos?

Los terapeutas florales no hacemos ciencia, promovemos la conciencia que es, como sabemos, una instancia científicamente indemostrable.
Es más, nuestra actitud sanadora no se enseña en las universidades porque allí lo que se hace es ciencia y teoría, muchas interesantísimas por cierto. Más la presencia necesaria para contagiar el despertar se aprende en el recorrido personal introspectivo, y nada menos científico que esto. Lo nuestro es más del orden de lo artesano (dan ganas de escribirlo así: arte-sano).

El método terapéutico científico

En lo que respecta al arte de la Terapia Floral Integrativa se aprende en el contexto de una experiencia transformadora, vivencial y comprometida con la evolución de la conciencia y el despertar personal, de allí que se incorpore a la formación la terapia personal y la supervisión. Y esto mejora la práctica profesional, pero no la hace científica. Es más, algunos de nosotros vemos el método terapéutico científico con una mezcla de justo reconocimiento (la penicilina salva vidas), y alarma por la omnipotencia y deshumanización de sus métodos.
Los Terapeutas florales no hacemos esa ciencia, y esto es así desde que el doctor Bach escribiera “Libre de ciencia y libre de teoría” para más tarde renunciar a la medicina, a la ciencia. 

Una nueva (vieja) batalla

El ataque (qué palabra con resonancias paranoicas, pero no en este caso) que en estos momentos estamos recibiendo en España todo el colectivo profesional de las terapias naturales, no tiene parangón. Un ejemplo de ello es la Comunidad Valenciana con la instrucción que envío la Conselleria de Salut a todos sus hospitales prohibiendo todo ejercicio y promoción de lo q ellos llaman pseudociencias incluyendo el yoga y la oración. Así es que solo es posible ejercer esa ciencia, la ciencia convencional. Se ha retirado el Reiki de los hospitales públicos en territorio español, la Acupuntura y la Homeopatía están padeciendo lo suyo, y la Terapia Floral se menciona en estas exclusiones. El resto de Europa no comparte esta discriminación, por fortuna.

La ciencia que hacemos
Organización Mundial de la Salud. Recopilación de medicinas tradicionales del mundo

Organización Mundial de la Salud. Recopilación de medicinas tradicionales del mundo

Bien, hasta aquí, la ciencia que no hacemos, la que no soy ni me representa ni a la que me interesa adaptarme. Dadme otra ciencia, la respetuosa de las diferencias, la que ensancha su paradigma a diario porque no le asusta el misterio de lo que no puede medir, la que integra, la de la presencia compasiva y la buena mirada… esa que recopiló la OMS en el libro de la ilustración. Entonces sí, entonces diré que la Terapia Floral qué hacemos es ciencia.
Por lo demás, me encantan, apoyo y promuevo todas las investigaciones, observaciones sistemáticas, mediciones, experimentaciones, y la formulación, análisis y modificación de las hipótesis.
En fin, continúo dando vueltas a esto del ensañamiento de algunos médicos españoles contra las “pseudociencias”. ¿Pero quién dice que somos una ciencia? Entonces, cómo vamos a ser una pseudociencia?

Susana Veilati.
Terapeuta Floral Integrativa

X