Larch
30 Dic 2015

Flores de Bach: GORSE, GENTIAN, LARCH

Digamos algo sobre Gorse, Gentian y Larch, todas ellas encuadradas en el sistema de esencias florales denominado “Flores de Bach”.

Hesíodo escribió que en la vasija de Pandora, cuando todas las cosas se derramaron y perdieron, la esperanza quedó detenida en los bordes y no echó a volar. La esperanza es lo último que se pierde y es una forma de deseo que presupone la prosperidad, una suposición ilusionada, la creencia en que tendrá lugar algo al parecer necesario para nuestra tranquilidad.

Pero hay quienes han perdido la esperanza y la fe, y sufren mucho por ello. La terapia floral ofrece un buen número de esencias para estos sentimientos de pérdida de esperanza y de fe que es confianza. Hoy se me ocurren 3, pero hay más. Veamos estas:

GORSE, en español AULAGA

Gorse, Gentian, Larch

Ulex europaeus

Dice Bach que es para la “gran desesperanza de las personas que han perdido toda fe en que se pueda hacer algo por ellas”. No tienen ninguna confianza, ni en sí, ni en Dios, ni en algún otro; han abandonado el esfuerzo o la resistencia en una empresa, dice María Moliner. Claudicaron.

Gorse, Gentian, Larch

Gorse, la desesperanza

Recuerdo a una persona a la que habían dado un diagnóstico de cáncer en pulmón derecho con metástasis en el izquierdo y en hígado. Su situación era desesperada, negaba toda esperanza de vida, incluso el tiempo que aun quedaba. Quería acabar con su existencia antes de que el cáncer diera cuenta de ella. Puede que el tumor maligno terminara con sus días pero en esos momentos no era el cáncer lo que la iba a matar sino la aflicción intensa por la pérdida de la esperanza de vivir. Tiraba la toalla. A lo largo de los tres meses de vida que siguieron a ese momento estuvo bebiendo Gorse (y otras esencias); pocos días antes de morir dijo que nunca había estado “tan viva como en ese tiempo, en una vida tan llena de sentido”.

Conmueve lo mucho que un ser humano puede actualizar y realizar en pocas semanas si confía en que ello es posible. Aulaga es para la confianza que hace decir “Mientras hay vida hay esperanza” de que algo pueda ser distinto de lo que fue.

 

GENTIAN, en español GENCIANA

Gorse, Gentian, Larch

Gentiana amarella

Si el anterior es remedio para la desesperanza este lo es para el desánimo. “Para aquellos que se desaniman fácilmente. Pueden progresar satisfactoriamente en la enfermedad o en los negocios de su vida cotidiana, y luego, ante el menor retraso u obstáculo… dudan y se desaniman pronto” dijo el Dr. Bach. Es el que pierde el ánimo o las ganas de hacer cierta cosa.

Se llama presencia de ánimo a lo que se necesita para resistir las contrariedades, o sea, valor y ganas de actuar a pesar de los obstáculos. El desánimo es la frustración fácil y tiene que ver tanto con el acobardarse, achicarse o encogerse, como con la falta de energía del decaimiento, el desaliento y la fragilidad. Su efecto tónico es emocional y físico. Esta es una

Gorse, Gentian, Larch

Gentian, el desánimo

esencia que levanta el ánimo especialmente en los momentos posteriores a las derrotas cotidianas: una baja nota en un examen, un régimen de adelgazar que no prospera, el cabello que no deja de caerse; en general, después de cualquier deseo frustrado: algo no resulta tan bien como se esperaba y el sujeto se decepciona y duda de sí mismo. Genciana es para el dolor que ello produce así como para evitar que alrededor de este tropiezo, desengaño o chasco, se configure un cuadro de desánimo crónico que impida al sujeto confiar en sus aptitudes para continuar con su camino.

 

LARCH, en español ALERCE

Gorse, Gentian, Larch

Larix decidua

Dice Bach: “Para quienes no se consideran tan buenos o tan capacitados como quienes le rodean, que esperan el fracaso, que sienten que nunca harán nada bien, y que por eso no se arriesgan ni se esfuerzan por tener éxito”.

Es la impotencia que se provoca una persona al decirse, cuando quiere hacer algo que desea hacer, que es un inútil, incapaz, o que no podrá. Sufrimiento que aumenta aun más con la comparación y conclusión dolorosa de que los otros sí pueden. La percepción desfavorable de la propia aptitud para obrar, más la certeza de que los demás sí la tienen, provoca gran sufrimiento en quien lo padece: o recupera el sentimiento de eficacia que es un ingrediente de la tarta de la autoestima, o acaba en la pasividad más improductiva y de allí en el abatimiento y la desesperación. Larch es una esencia muy importante.

Habremos de aconsejar su toma ante todo lo que pueda definirse con las palabras impotencia, incapacidad, insuficiencia o inferioridad, suceda en el ánimo o en el cuerpo, por ejemplo: la incapacidad que pide rehabilitación, el sentimiento de inferioridad comparativa (respecto a su propio ideal o bien a otro con el que se compara). Lo que comúnmente conocemos como impotencia sexual es susceptible de ser acompañado su tratamiento con esta esencia. Pero aclaremos que una cosa es un pene impotente y otra una cabeza impotente. Puede que el pene no se endurezca, y hay muchas razones físicas para que ello suceda, pero la cabeza de su due

Gorse, Gentian, Larch

Autodevaluación. Ilustración: Maitena

ño puede no serlo e imaginar alternativas (tiene una boca, manos, dedos, y el resto de su cuerpo). Puede que su pene funcione apropiadamente pero la impotencia esté en su cabeza. O que cerebro y genitalidad sufran de impotencia. En cualquiera de los casos Larch es una estupenda ayuda para restaurar el sentimiento de APTITUD, independientemente de lo que se vea afectado y cómo.

El impotente cree que lo que desea es imposible “Nunca podré acercarme a ella” “Eso es demasiado grande (difícil o lejano) para mí”. El sentimiento de falta de potencia, fuerza o poder para algo en particular, o de sin resistencia contra cierta cosa, es similar en Gorse y en Larch. Pero Larch es para cuando no se han hecho intentos comprometidos, la dificultad está en uno mismo, la insuficiencia es histórica y salpica diversas áreas de la existencia “Desde pequeño soy un inútil (negado, inservible, incapaz)”. Gorse es para el estado de desesperanza y claudicación que refiere a testimonios tales como “Lo he intentado todo” “No hay nada que quede por hacer”. A veces van juntas, porque el sentimiento de no poder acaba en desesperanza, o viceversa.

La confianza es un sentimiento recogido no solo por las esencias que menciono en este trabajo sino por muchas otras: Mímulo (la temerosidad cotidiana), Holly (la desconfianza y suspicacia respecto a las intenciones ajenas), Sweet Chestnut (la angustia más insoportable de todas, la pérdida de interés en seguir viviendo porque nada de lo que suceda a continuación podrá despertar la confianza en la existencia), y algunas más. Confío en que os haya resultado interesante lo dicho hasta aquí.

Gracias por tu atención.

Susana Veilati, Terapeuta FIoral Integrativa

Madrid, diciembre 2015

______________________________________________________________

X